Cómo convertir tu Raspberry Pi en un punto de acceso inalámbrico

¿Quieres crear varios puntos de acceso en tu casa sin los problemas de latencia y conectividad que se asocian normalmente con el uso de un extensor Wi-Fi? En este artículo aprenderás a convertir tu Raspberry Pi en un punto de acceso inalámbrico.

Una vez que su punto de acceso inalámbrico esté en funcionamiento, cualquier persona que tenga la contraseña podrá conectarse a su Raspberry Pi como si fuera un «mini router», ideal para todos, desde los propietarios de cafés que quieren ofrecer a sus clientes Wi-Fi de cortesía, a los empleadores que necesitan crear una red privada para sus empleados, o incluso alguien que simplemente le gusta la idea de tener varias redes Wi-Fi en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *